Buscar

Día de cuento...

El burrito descontento...




Era un día de crudo invierno. En el campo nevaba copiosamente, y dentro de una casa de labor, en su establo, había un Burrito que miraba a través del cristal de la ventana. Junto a él, tenía un pesebre cubierto de paja seca. – ¡Paja seca! – se decía el Burrito, despreciándola. ¡Vaya cosa que me pone mi amo! ¡Ay, cuándo se acabará el invierno y llegará la primavera, para poder comer hierba fresca y jugosa de la que crece por todas partes, en el prado y junto al camino!, se preguntabael Burrito.
Así suspirando, fue llegando la primavera, y con la ansiada estación creció hermosa hierba verde en gran abundancia. El Burrito se puso muy contento, sin embargo, le duró muy poco tiempo esta alegría. El campesino segó la hierba y luego la cargó en los lomos del Burrito y la llevó a casa. Y luego volvió y la cargó nuevamente. Y otra vez. Y otra. De manera que al Burrito ya no le agradaba la primavera, a pesar de lo alegre que era y de su hierba verde.

¡Ay, cuándo llegará el verano, para no tener que cargar tanta hierba del prado! Vino el verano; mas no por hacer mucho calor mejoró la suerte del animal, porque su amo le sacaba al campo y le cargaba con mieses y con todos los productos cosechados en sus huertos.
El Burrito descontento sudaba la gota gorda, porque tenía que trabajar bajo los ardores del Sol. – ¡Ay, qué ganas tengo de que llegue el otoño! Así dejaré de cargar haces de paja, y tampoco tendré que llevar sacos de trigo al molino para que hagan harina. Así se lamentaba el Burrito descontento, y ésta era la única esperanza que le quedaba, porque ni en primavera ni en verano había mejorado su situación.
Pasó el tiempo… Llegó el otoño. Pero, ¿qué ocurrió? El criado sacaba del establo al Burrito cada día y le ponía la albarda. – ¡Arre, arre! En la huerta nos están esperando muchos cestos de fruta para llevar a la bodega. El Burrito iba y venía de casa a la huerta y de la huerta a la casa, y en tanto que caminaba en silencio, reflexionaba que no había mejorado su condición con el cambio de estaciones. El Burrito se veía cargado con manzanas, con patatas, con mil suministros para la casa.
Aquella tarde le habían cargado con un gran acopio de leña, y el animal, caminando hacia la casa, iba razonando a su manera: – Si nada me gustó la primavera, menos aún me agradó el verano, y el otoño tampoco me parece cosa buena, ¡Oh, que ganas tengo de que llegue el invierno! Ya sé que entonces no tendré la jugosa hierba que con tanto afán deseaba. Pero, al menos, podré descansar cuanto me apetezca. ¡Bienvenido sea el invierno! Tendré en el pesebre solamente paja seca, pero la comeré con el mayor contento.
Y cuando por fin, llegó el invierno, el Burrito fue muy feliz. Descansaba en su cómodo establo, y, acordándose de las anteriores penalidades, comía con buena gana la paja que le ponían en el pesebre.
Ya no tenía las ambiciones que entristecieron su vida anterior. Ahora contemplaba desde su caliente establo el caer de los copos de nieve, y al Burrito descontento (que ya no lo era) se le ocurrió este pensamiento: que todos nosotros debemos recordar siempre, y así iremos caminando satisfechos por los senderos de la vida.
!!Contentarnos con nuestra suerte es el secreto de la felicidad!!



10 Sonrisas...:

César Sempere

Bonito cuento con una sabia moraleja.

Un beso,

Elena

Hola Sonrisa.
Bonito cuento con moraleja y todo.
Dice el refrán "ten cuidado con lo que deseas que puede hacerse realidad", jajaja.
Eso es lo que le pasó al burro.

Es cierto que aceptar lo que se tiene te da la felicidad, pero ésa aceptación te impide ser ambicioso en la vida e intentar mejorar.

Un beso Sonrisa.

Sonrisa...

Hola César...
Hola Elena...
Me alegro de que os guste el cuento y la moraleja, os contesto a los dos y ahorramos espacio que está la vida muuu achuchá...jajaja.

La cosa está en que tal y como va la sociedad hoy en día, tenemos que volver a reorganizar nuestras vidas en un plano real y a valorar lo que uno es y lo que uno tiene, no creéis?

Un beso

Soñadora

Sonrisa, me gusta haber llegado por acá! Este cuentito tiene mucha enseñanza no? Y se me hace que también tiene mucha semejanza con nuestra actitud muchas veces, que no logramos estar contentos con lo que tenemos. Es bueno detenerse a pensar!
Besitos,

Sonrisa...

Gracias Soñadora por tu visita y comentario a mi blog, estoy encantada que hayas decidido a ser una de mis seguidoras, bienvenida a tu casa y hasta cuando quieras.
Un beso

lara

precioso

Antuan

Bonito cuento y bonito final,hasi deveria ser.

Saludos
Antuán

CORDOBESA

Hola sonrisa, bonito cuento del burrito, con una moraleja muy acertada, si somos felices con lo que tenemos, difícilmente añoraremos algo mejor, si viene, bendito sea, y si no a saber apreciar lo que se posee. Un fuerte abrazo.

La sonrisa de Hiperión

Uno que está acostumbrado a que no dejen de contarle cuentos (sobre todo las mujeres... jajaja) no se acostumbra a que el cuento sea tan encantador como este...

Saludos y un abrazo!

ruma2008

Hola.
La bella historia.
Gracias por visitar mi blog.


Desde el Lejano Oriente.
Un cordial saludo.
ruma

Publicar un comentario

Jamas dejes de sonreirle a la vida, piensa que con una sonrisa se borran las tristezas y se alegra el corazon.

Visitantes recientes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...